Connect with us

Sucesos

Un yonqui entra en Urgencias gritando que viene de otro planeta y que vamos a morir

Publicado

el

Ha ocurrido esta mañana en el Hospital Carlos Haya de Málaga. Los sanitarios y enfermos no daban crédito a lo que veían. Según el relato de varios testigos, un joven ha entrado al hospital aparentemente drogado gritando que viene “de otro planeta y que vamos a morir todos”. Sin agredir a nadie, el individuo correteó semidesnudo por los pasillos gritando lo mismo durante un cuarto de hora, hasta que finalmente 2 vigilantes de seguridad consiguieron interceptarlo. 

Tras retenerle, el muchacho golpeo en la cara a uno de los vigilantes, provocándole 3 puntos de sutura en el pómulo izquierdo. Pero antes el sospechoso había sembrado el pánico en todas las plantas del hospital, consiguiendo con su relato que varios enfermos amenacen con tirarse por la ventana al grito de “¡es el fin del mundo!”. Pero finalmente no hubo que lamentar daños personales gracias a la rapidez de los sanitarios.

El joven, de una edad entre 25 y 30 años, no tenía documentación y tampoco quiso identificarse ante los vigilantes. “La mandíbula se le iba para todos los lados y tenía la cara desencajada”, manifestó uno de ellos. La Policía Local de Málaga fue avisada de inmediato y acudió al hospital para arrestar al drogadicto. Según fuentes policiales el muchacho no cambió de actitud, y repitió hasta en 50 ocasiones que “venía de otro planeta y que vamos a morir todos”. 

La situación era insostenible y los agentes tuvieron que golpearle en la cabeza para reducirlo. Mientras tanto, un cirujano francotirador le apuntaba desde otra habitación con un dardo sedante, utilizado sólo en casos extremos. Una ketamina usada en elefantes y rinocerontes que puede ser letal si la dosis es mal administrada. 

“De repente se escuchó un disparo, y tras él, silencio”, explicó una testigo. Seguidamente, y aún con el subnormal sin identificar, le trasladaron a urgencias para someterle a una desintoxicación con el método diálisis. En estos momentos se encuentra ingresado a la espera de que alguien de su entorno de la cara por él. “Nadie sabe quien es ni de donde viene. Su cara tampoco nos suena y nadie ha preguntado por él”, denuncia una enfermera.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Patrocinador
¡Coméntanos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cinco =

Tendencia

Copyright © 2018 Cerebrother. Todos los derechos reservados a sus respectivos dueños. Web desarrollada por IOB Marketing™ .