Un vendedor ambulante engaña a Sánchez y le cobra 120 euros por unas gafas de 3
Connect with us

Actualidad

Un vendedor ambulante engaña a Sánchez y le cobra 120 euros por unas gafas de 3

Publicado

el

El capitalismo ha hablado, la especulación también, y si me lo permites también el karma, aunque no se porqué realmente, el karma siempre queda bien en cualquier texto, pero lo cierto es que nuestro Sánchez no se merece nada malo, y sí, le ha ocurrido. Hablando en plata, le han timado, timado pero bien timado, como cuando te habla una tía por Instagram y en verdad es un pajillero camuflado. Situación graciosa la vivida hoy en la playa de Almuñecar (Almería), Sánchez paseando con su mujer y comprando unas gafas de sol de las malas malas, malísimas, a un vendedor ambulante de origen sudaca.

Los paparazzi grabaron la operación y se sorprendieron al ver un taco bien gordito de billetes de 10, minutos después asaltaron al vendedor y le acribillaron a preguntas. “¿Cuanto le has cobrado por las gafas?” ¿Qué te ha dicho?”, le preguntaron, “120 euros, lo que cuestan. Nada me ha pagado y se ha ido contento”, dijo riéndose de manera irónica. Horas más tarde el vendedor fue entrevistado por la radio nacional española, a precio de 500 euros y sin desvelar su identidad. Es buen negociante, lo lleva en la sangre. A través de una llamada telefónica explicó a media España como había sido la operación. “Él llegó y me preguntó que cuanto costaban mis gafas, yo le dije que cuanto estaba dispuesto a pagar y me contestó que 120, acepté y me los dio. Me gusta hacer negocios con personas como él, ahora entiendo lo de las mascarillas. Las gafas cuestan 3 y si me das 2 euros y cinco cigarros wiston tes las doy igual”, apuntó el vendedor.

Horas más tarde el bueno de Sánchez fue fotografiado en su piscina usando las gafas compradas al vendedor, de la marca Armañi. “Duran menos que un polvo después de tres meses sin mojar, mañana ya no las tiene”, gritaba un compañero que vende mantas de playa por 15 euros o a Sánchez por 250. De hecho llegó a ofrecérselas pero el presi se había quedado sin cash. Además, otro negrito de origen camerunés salió en defensa de su compañero cuando vio que algunos periodistas le tachaban de timador, pesetero, y titiritero; “Mi amigo bueno, no malo, mi amigo bueno, presidente malo, gafas buenas gafas caras, 120 euros está bien amigo. No problemas amigo”, añadió con un acento simpatiquete. Finalmente el vendedor terminó la conexión con los estudios de la radio y abandonó el lugar despidiéndose de todos los oyentes, “el día menos pensado coges y timas a tu presidente, jajajaj”, se río el sudaca más alegre que ná.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

[mashshare]

Quizás te interese:

Patrocinador
¡Coméntanos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencia