Connect with us

Politica

Un pueblo gaditano de 500 habitantes celebra un funeral simulado de Carles Puigdemont

Publicado

el

Los casi 500 vecinos de Almolera de Abajo, un pueblecito situado en el interior de la provincia de Cádiz, celebraron la tarde de ayer en el interior de su iglesia la misa de un funeral fingido de Carles Puigdemont. La idea fue llevada a cabo por el cura de Almolera de Abajo, quien preparó todo a conciencia.

El sacerdote, Arturo Valles, se justificó ante los medios alegando que no desean la muerte a nadie, y que se vieron obligados a simular el funeral porque “éste jueves era el primero en muchos años que no se moría nadie del pueblo. La gente vino a misa preguntando por el fallecimiento de la semana, no sabíamos que decir y pensamos en Puigdemont, Todo el mundo le odia y creí que no se vería con malos ojos”.

Así que ni corto ni perezoso, con ayuda de sus monaguillos, colocaron esquelas de Carles Puigdemont en las inmediaciones de la iglesia, y poco a poco la gente se empezó a congregar allí dentro, algunos inclusos de derechas hasta la médula pero con su lazo amarillo en el pecho. De locos.

Todo estaba listo y preparado. Corrían las 17:30 de la tarde cuando un coche fúnebre con un ataúd de cartón llegaba a la iglesia ante la ovación de los asistentes. Los ancianos comenzaron a gritar al unísono “IN, INDE, INDEPENDENCIA”, mientras comían Calçots con ayuda de sus dentaduras postizas. Cuatro viejos más jóvenes, de 70 o así, descargaron el féretro simulado a ritmo de Paquito el Chocolatero y lo llevaron a paso militar hasta el interior de la capilla.  La misa duró 50 minutos, y el 95% de sus vecinos se reunieron para presenciar lo que sería el primer funeral fingido de España. El otro 5% se quedó vigilando al rebaño de ovejas.

Funeral en Filipinos de Javier Fernandez Cirelluelo.fto Henar Sastre

Con una edad media de 87 años, los vecinos de Almolera de Abajo pasan a la historia del país por ser el primer pueblo en simular el funeral de un político, al igual que a la lista negra de toda persona independentista. Por otro lado el alcalde del pueblo, que fue elegido en 1992 tras un torneo de Guiñote, se enfrenta a una denuncia interpuesta por los dirigentes de la Cup, Esquerra Republicana, y Junts per Catalunya. Dichos partidos se habrían reunido para poner una demanda en grupo y exigir al alcalde que pida perdón, además de solicitar al sacerdote que retire lo dicho en nombre de dios durante la misa del funeral.

Tendencia