Connect with us

Sucesos

Regalan a su amigo virgen una noche en un Puticlub y acaba enamorándose de la camarera

Publicado

el

Una historia de amor intensa, flechazo, risas, y una conexión inexplicable durante 45 minutos. Este es el relato que podrá contar Osmar De Guzmán a sus futuros nietos, si es que algún día los tiene. Fueron sus amigos quienes sacaron a la luz esta aventura tan peculiar como graciosa, y es que ni pagando consiguieron desvirgar a Osmar, el “feo” del grupo, a pesar de reunir un bote de 120 euros para regalarle un “homenaje”.

Entró el año nuevo y Osmar recibió su regalo de Reyes por parte de sus amigos, una hora con la chica que él eligiera en un Puticlub de Logroño. Pero ni con esas, Osmar entró al establecimiento acompañado de “La tropa”, así se hacen llamar, y en cuanto miró a la camarera para pedirle un Puerto de Indias con seven up se enamoró como un niño chico. “¡Es ella, es ella!”, comenzó a gritar ante las risas de sus amigos. Entre todos aconsejaron a Osmar elegir a una de las chicas disponibles para desvirgarse de una puta vez, pero a él no le importaba, ya se había fijado en la camarera. “Con esta me caso yo”, repetía una y otra vez para sus adentros como si de un rezo se tratase.

Osmar, muy nervioso, se mojó las manos en saliva para repeinarse el flequillo, se armó de valor e intentó ligar con la empleada utilizando las técnicas que le enseñó su abuelo antes de morir. -A lo mejor por eso es virgen-. “¿Vienes mucho por aqui?, ¿Eso son extensiones?, ¿Tienes tierras?”, fueron algunas de las preguntas que formuló el bueno de Osmar mientras bebía tembloroso la copa de balón. Su timidez era visible desde Almería, pero su polito de Ralph Lauren y pantalones pitillos a estrenar eran sus únicas bazas para intentar estrenarse esa noche, y además sin pagar.

La camarera, despampanante pero fuera de cartel, hizo algo de caso a Osmar mientras iba pidiendo copas, lo que provocó en él un aumento de sentimiento. “Me he enamorado de ti”, le dijo de buenas a primeras. A lo que la muchacha contestó “yo no estoy en venta mi amol. Además mi novio es el búlgaro de 1.90 que te ha dejado entrar y no creo que le haga gracia”. Pasaban los minutos y de los 14 amigos que accedieron al local sólo quedaban 3 en la barra, entre ellos obviamente Osmar, ya bastante perjudicado, notoriamente enamorado y virgen como antes, no la quitaba el ojo de encima. El resto estaba enterrando la nutria en diferentes habitaciones pero Osmar seguía a lo suyo. -Le gusta jugar partidos díficiles-

Poco a poco iban bajando sus amigos de visitar a las chicas de compañía, y Osmar ya se había bebido 7 copas en tres cuartos de hora, a 10 euros cada una. Una decisión que mosqueó, y mucho, al resto de “La tropa”. Ante esta situación un amigo suyo le recriminó su actitud e intentó agredirle, “¡Tienes 26 años y todavía no has mojado el churro porque eres tonto!, ¡Te has gastado nuestro dinero en beber hijo de puta alcohólico de mierda!”. Estas palabras provocaron una fatal discusión que casi llega a las manos de no ser por el trabajo del equipo de seguridad. Finalmente “La tropa” fue expulsada del establecimiento y Osmar se fue del Puticlub sin echar un caliqueño pero con un pedo monumental, y un amor platónico que le quitará el sueño por el resto de sus días. -Ánimo-

Patrocinador
¡Coméntanos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − diez =

Tendencia