Connect with us

Sucesos

Minero finge quedarse atrapado durante 48 horas para no volver a casa con su mujer

Publicado

el

Las maneras de esquivar broncas en casa han cambiado. Y en los últimos tiempos, son famosos los relatos virales en redes sociales de personas que se las ingenian para no volver a casa con sus esposas. Ejemplo de ello fueron los casos de aquel malagueño que se fue a la guerra de Siria para no escuchar los gritos de su mujer, o el de un hombre que llevaba muchos años fingiendo ser camionero con tal de no volver a casa.

Pero la pasada semana llegó a nuestras pantallas otra historia más. La de Guzmán Demetrio Espinosa, un minero de 45 años que fingió quedarse atrapado a 200 metros de profundidad en la mina de San Martín del Rey Aurelio. Una historia que no tiene desperdicio y que ha sido explicada al detalle en el diario lavozdeasturias.es   

Según el citado medio, Guzmán envió un video a su pareja desde el interior de la mina explicándole que se había quedado atrapado por culpa de unos problemas técnicos. Algo que no le cuadró mucho a sabiendas de que en el interior de la mina no hay cobertura. En el video se ve a Guzman con manchas de carbón en la cara, una luz tenue, y diciendo delante de una lona negra; “Cariño me he quedado atrapado en la mina, no avises a la policía porque vendrá televisión y no quiero salir en la tele. Mis compañeros me sacarán de aquí”. 

Primeramente la esposa del minero se puso en contacto con varios compañeros de trabajo. Todos ellos compichados. Pero pasadas 48 horas y ver que la situación no se aclaraba la mujer decidió llamar a las autoridades para avisar de lo que estaba ocurriendo. “Mi marido lleva 2 días encerrado en la mina. Sus compañeros me están dando largas y creo que me están mintiendo”, denunció en la llamada.

Hasta la mina de San Martín del Rey Aurelio se desplazaron dos patrullas de la Guardia Civil, acompañados por la esposa del minero y varios familiares. Cuando llegaron allí se encontraron con la verdadera situación. La puerta de la mina estaba abierta y el ascensor funcionaba perfectamente. Al bajar hasta la planta 85, tras 20 minutos de lento descenso, se encontraron allí a Guzmán acurrucado en un agujero completamente oscuras.

Al ver que su plan había salido como el culo el minero optó por pasar al plan B, y cambió su versión diciendo que se había torcido el tobillo y que no podía salir. Allí abajo los agentes dejaron a la pareja que terminara la discusión y que cerraran cabos. Tras varios minutos de disputa y de voces aumentadas por el eco, todos los involucrados tomaron el ascensor de salida, que tarda 35 minutos en llegar arriba.

La expectación estaba servida. A fuera les esperaban varios medios de comunicación, compañeros de trabajo, amigos, y familiares. Justo lo que no quería. Delante de todo el mundo Guzmán pidió perdón a su pareja y le prometió que nunca más se iba a separar de ella. Entre lágrimas dio un discurso a todos los allí presentes explicando que no le quedaba otra opción, y que no sabía como esquivar la bronca que le esperaba en casa.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Patrocinador
¡Coméntanos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − catorce =

Tendencia

Copyright © 2018 Cerebrother. Todos los derechos reservados a sus respectivos dueños. Web desarrollada por IOB Marketing™ .