Connect with us

Relatos

“Mi novia me ha dejado por ir a un Puticlub y no se cree que sólo fui a tomar algo”

Publicado

el

¿Porque no podemos ir a un puticlub a tomarnos una copa sin ser juzgados por la sociedad? Eso mismo le pregunté a mi pareja tras abandonarme al grito de putero e infiel, pero aún no me ha contestado. Se ha ido de casa hace 48 horas y aquí sigo esperándola con el corazón en un puño. Yo solamente fui a tomarme dos copas para liberarme del estrés producido por el trabajo. ¿Que hay de malo?.

El hecho es que el pasado miércoles por la noche me pilló entrando a un club de alterne ubicado a 5 kilómetros de nuestra casa. Al parecer la muy cabrona me siguió como un espía del C.N.I hasta la puerta del establecimiento. Mujeres. Pero yo solo fui a tomarme algo, un par de copas que tomé en 60 minutos aproximadamente. Se que ese es el tiempo estándar que usan todos los clientes que quieren acostarse con una chica, pero yo no soy de esos. 

Cuando volví a casa me la encontré dormida en el sofá, algo muy raro en ella y que sólo hace cuando hay problemas, como todas. Yo subí a nuestra habitación para evitar que oliera la peste a alcohol que salía de mi boca y desde allí pude escuchar los ronquidos que auguraban una mala noticia.

Y así fue, mi sorpresa llegó la mañana siguiente, cuando me levanté a por mis dos pastillas de b12 para combatir la resaca vi un papel amarillo pegado en la nevera que decía, “Aquí te quedas maldito hijo de la gran p***. Ayer te vi entrar al Puti del pueblo de alado, no vuelvas a llamarme nunca más putero de mierda”.

Pero como siempre, no la hice caso y seguidamente la llamé hasta 25 veces. Todas ellas sin éxito, por lo que me vi obligado a dejarle varios mensajes en el buzón de voz explicando mi inocencia. Aún sigo esperando una respuesta. También intenté ponerme en contacto con varias amigas suyas, pero ninguna hizo el ademán de consolarme, todas estaban de lado y no me dejaron ni explicarme. Zorras.

Amo a mi novia por encima de todo, llevamos 14 meses juntos y nunca sería capaz de meterme en la cama con esas chicas que venden su cuerpo por cuatro monedas; Katherine, Sasha, Anastasia, Lucinda, y Ane, son sólo amigas mías, pero ella nunca lo entenderá porque no entiende la amistad entre hombre y mujer. ¿Celos?, no lo sé. Ahora sólo quiero que vuelva a casa y escuche mi versión.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Patrocinador
¡Coméntanos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 1 =

Tendencia