Connect with us

Relatos

“Mi hijo salió en noche vieja y aun no ha vuelto. Sabemos que está de After pero nada más”

Publicado

el

Numerosos familiares y amigos del desaparecido se han intentado poner en contacto con él para saber cuales son sus intenciones, de momento sin éxito alguno. Un equipo de 9 psicólogos expertos en hijos extraviados se han puesto en contacto con sus padres para intentar ayudarles y hacerles entender que tarde o temprano tendrá que volver a casa. “Se fue de fiesta después de las campanadas pero aun no ha vuelto. Sabemos que está en algún After pero nada más”.

El Centro Cívico Universidad de Zaragoza fue habilitado hoy para atender a todos los familiares y amigos que dan por desaparecido a Iñigo Rivero Angulo. Se sabe que Iñigo está bien, sano y salvo, ya que está publicando historias en Instagram y estados en su muro de Facebook, donde alardea de seguir de fiesta en algún after, pero siempre sin dar a conocer su paradero. No obstante, varios miembros de la familia ya le dan por muerto y piensan que no volverá.

No se sabe a que juego quiere jugar, muchos sospechan que se ha ido a la capital de España, otros que sigue en una Rave de Zaragoza, y sus mas allegados dicen que estará en cualquier piso de mañaneo pillando una hipoteca a tipo fijo. “Ya estamos a día 3 de enero y mi hijo sigue de fiesta, a saber que droga a pillado por ahí. Hay que tener cuidado porque te echan porros en los vasos sin que te des cuenta”, dijo la madre entre lagrimas, como si de un funeral se tratase.

La última publicación del muchacho fue la noche de ayer a las 23:54, y era una fotografÍa donde se veía un turulo de 50 euros acompañado de 2 finas lineas de una sustancia blanca desconocida, pero a la vez sospechosa. Poco antes publicó un video aparentemente desde el interior de un vehículo, mostrándose muy feliz y con las pupilas como vinilos de Dj Neil.

Según sus familiares, no es la primera vez que Iñigo comete un acto similar, y es que con tan solo 18 años estuvo desaparecido 6 días seguidos. Finalmente la policía nacional lo encontró escondido en un Puticlub de la ciudad después de activar el protocolo de búsqueda. Ahora Iñigo tiene 24 años pero parece que sigue por el mismo camino de drogas, alcohol y lujuria. “Solo deseo que vuelta pronto y se coma los langostinos que le dejé el día uno. Después como si se muere, pero sobró comida y eso no lo puedo permitir. Es un yonqui pero no tiene maldad”, dijo su madre a Heraldo Aragón.

Patrocinador
¡Coméntanos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 1 =

Tendencia