Connect with us

Curiosidades

De yonqui en Lavapiés a Policía Nacional en tan sólo 24 meses

Publicado

el

Su nombre es Augusto Cortés, alias “El pastillas”, un ex drogo dependiente afincando en el barrio madrileño Lavapiés, que a sus 31 años, y después de “haberse metido de todo”, ha cumplido en 24 meses los dos sueños que “tenía desde pequeñito”. Primero, el de de ingresar el cuerpo de la Policía Nacional, y segundo, dejar «aparacado» el mundo de la droga de una maldita vez.

El pastillas decidió dar un giro brusco su vida hace poco más de 24 meses, cuando un chute de heroína estuvo apunto de acabar con su miserable vida. “Estuve 72 horas ingresado en cuidados intensivos”, añade. Fue entonces cuando tras despertar, conoció a los dos agentes de la Policía Nacional que lo rescataron de una muerte segura, “si estoy vivo es gracias a ellos, y ahora son mis compañeros. Me acompañaron durante todo el tratamiento de desintoxicación y me animaron a realizar las oposiciones de la Policía. Les estaré eternamente agradecido.»

Insolvente de nacimiento, sin padres, y amigos con los brazos agujereados, El Pastillas comenzó una recolecta de dinero para pagarse el material académico y las clases particulares.  Además también recibió ayuda económica de sus dos nuevos amigos policías, que le pagaron la matrícula íntegramente. Así consiguió comenzar las clases tan sólo 35 días después de salir del hospital tras aquella  sobredosis.

Asegura que primeramente no fue bien recibido entre sus compañeros de clase, debido a su rostro deteriorado (aparenta 55), a su escasa dentadura, y tatuajes talegueros como “amor de madre” o “nací para sufrir”. Pero no él hizo caso, y estigmatizado de los demás consiguió hacerse un hueco en el corazón de los profesores gracias a su entrega y capacidad de aprendizaje.

Estudiando día y noche sin descanso, un día tras otro, Augusto consiguió superar todos los exámenes teóricos y psicológicos, ademas de las pruebas físicas, para acceder así al tramo final en la Academia de la Policía Nacional en Ávila.

De esta manera, y a pesar de tener varios antecedentes prescritospor robo a mano a armada, intimidación, alteración del orden público y desacato a la autoridad, todos ellos cometidos entre 1996 y 2001, Augusto Cortés se ha convertido en un ejemplo de superación para todos los drogadictos de su barrio.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Patrocinador
¡Coméntanos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + trece =

Tendencia

Copyright © 2018 Cerebrother. Todos los derechos reservados a sus respectivos dueños. Web desarrollada por IOB Marketing™ .