Connect with us

Politica

Español en Siria: “Me vine a la guerra para no escuchar los gritos de mi mujer”

Publicado

el

De fontanero a militante Kurdo

El corresponsal de tve1 en Siria, Iñigo De Miguel, se ha reunido con el primer español que se encuentra luchando contra Estado Islámico sin ningún motivo ideológico ni religioso. Así es Hilario Pina, un gallego que trabajaba como fontanero y residía en Pontevedra hasta hace 13 meses, cuando decidió ir a la guerra para según el, no aguantar los gritos de su mujer. “No creo en dios ni en Alá, la religión es una mentira. Tampoco tengo amigos musulmanes que me hayan animado, solamente es que mi situación en casa era insostenible”.

No tiene pensado volver a España

Entre lagrimas relata que echa mucho de menos a sus dos niños de 4 y 7 años, a quienes abandonó junto con su mujer ‘la loca’. Cuando el periodista le preguntó sobre cuando tenía pensado volver a España para reencontrarse con sus hijos y familiares, Hilario respondió claro y conciso, “a Siria se viene solamente con viaje de ida. La muerte no me da respeto, mi mujer si”. Hilario se casó en 2008 y desde entonces llevaba una vida muy feliz hasta que las cosas empezaron a torcerse por culpa de un problema auditivo de su mujer. “Cada año que pasaba ella perdía un poco de audición y los gritos eran mayores. Un día me levanté cabreado, le dije que iba a comprar Pan Bimbo y no volví”.

Por último añade que los gritos de gente muriendo sumado a los bombardeos y tiroteos diarios no son nada dañinos para su estado anímico en comparación con la voz insoportable de su esposa. “Si es que se cabrea por chorradas, encima no escucha una puta mierda. Si quiere que vuelva que se compre un sonotone y se medique para controlar esos nervios”

No ha tardado en integrarse

A sus 35 años, Hilario no esconde que jamás hubiera pensado acabar en una situación así,pero confiesa que se gustaron los juegos de disparos como el Counter Strike o Call Of Duty. “No me gusta la guerra de verdad, de hecho odio matar gente pero era la única salida que me quedaba”. A pesar de tener problemas con el idioma y de su poco conocimiento armamentístico, en tan solo 13 meses Hilario ha conseguido hacerse responsable de un pelotón de francotiradores Kurdos, que a pesar de no tener ni puta idea de apuntar y disparar, “son buena gente”, dice. En su palmarés asegura contar con 9 bajas de ISIS oficiales, y cree que alcanzó en alguna parte de su cuerpo a una docena más. “En la obra nos pasábamos el día jugando a indios y vaqueros. Utilizábamos las tuberías como rifles de asalto y gracias a eso hoy puedo matar terroristas”. Concluye.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Patrocinador
¡Coméntanos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + 15 =

Tendencia