Connect with us

Sucesos

Detenido por adiestrar loros salvajes para transportar hachís en Tenerife

Publicado

el

Un vecino de Tenerife aficionado a la cetrería ha sido detenido por agentes de la Policía Nacional por presuntamente adiestrar a varias cotorras argentinas para transportar hachís entre sus diferentes clientes. La merca era sujetada por un hilo de nylon amarrada a una de las patas del pájaro, y en la otra, un cuenquito para que el consumidor metiera el dinero. En menos de 10 minutos todos tenían los suyo; el yonqui los petas y el traficante su dinero. Plan perfecto.

Fuentes policiales han asegurado que el detenido llevaría mas de 1 año trabajando con el mismo ‘modus operandi’. Pero fue la denuncia de su vecino el del primero IZQ aquejado por las infinitas cagadas de pájaro que había en su terraza la que le puso en el punto de mira de las autoridades. “Llevábamos meses viendo loritos volar con algo marrón colgando pero no conocíamos su procedencia ni para que estaban siendo utilizados”, relató uno de los agentes para La Opinión.

En el registro de la vivienda del sospechoso se han incautado varios DVD de como proceder a la domesticación de estos animales, además de 350 gramos de hachís y diferentes direcciones de sus principales compradores. Los agentes también incautaron varias incubadoras que el sospechoso utilizaría para mantener los huevos de las cotorras en buen estado. “En el fondo es buena persona”, dijo el mismo agente.

Esta especie invasora de loros, llamadas popularmente Cotorras Argentinas, llevan afincadas en las Islas Canarias desde los años 70, pero los expertos han asegurado que los ejemplares se habrían multiplicado por 10 en la última década. Una oportunidad irrechazable para este cetrero narcotraficante, que al parecer se habría encargado de criar medio centenar de estas aves para que le hagan el trabajo sin tener que moverse de casa.

Cada loro era capaz de memorizar 2 o 3 direcciones, soportan hasta 23 gramos de peso, y tienen una esperanza de vida de 8 años, de los cuales solo servirían 3 para un trafico de droga eficaz. Con rutas máximas de 4 kilómetros ida y vuelta, el detenido se habría montado en el dólar gracias a su peculiar forma de distribución. ¿Te imaginas un loro trayendo porros a la puerta de tu casa?

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Patrocinador
¡Coméntanos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 1 =

Tendencia