Connect with us

Relatos

“Desde que me alimento a base de arroz y pollo tampoco follo pero estoy más fuerte”

Publicado

el

Este es el testimonio de E.G.C, al que llamaremos Álvaro Javier para referirnos a su persona. Éste “pobre hombre”, autodenominado así por él mismo, ha utilizado su cuenta de iInstagram con 2137 seguidores para denunciar una situación lamentable, y que lleva arrastrando desde hace meses. “Me mato en el Gym y me alimento a base de arroz con pollo y follo lo mismo que antes. Nada”, publicó en su perfil con un gif de cara triste.

Álvaro Javier tiene 34 años, y se hizo Facebook, Twitter e Instagram hace 3 más o menos. “Ese maldito día”, recuerda, fue el que le cambió la vida. “Empecé a entrenar 6 días a la semana 3 horas al día centrándome en bíceps, hombro y abdominales, hasta que llegó un día que un colega me dijo que para ponerme mucho más fuerte debía comer arroz con pollo 4 o 5 veces por semana. Mi buen amigo tenía razón, pasé varios meses comiendo arroz con pollo para desayunar, almorzar, comer, merendar y cenar, y a los 6 meses justo antes de verano me puse petadísimo». 

Dediqué tanto tiempo a mi cuerpo que entre el trabajo y gimnasio no conocí a ninguna mujer en todo ese tiempo. Después llegó el verano y no me comí ni un puto coño porque ya no me acordaba de ligar”. Álvaro Javier nos asegura que durante esos meses no supo ligar con nadie porque estaba coaccionado tras romper con la mujer de su vida, su novia de la infancia y con la que levaba 16 años. Pero nuevamente eligió el camino equivocado tras el desamor y comenzó a publicar fotos semi desnudo haciendo pesas y ejercicios de musculación.

Meses después y tras un notable crecimiento de sus “fologuers” se inició en la modalidad de selfies sin camiseta delante del espejo, llegando así a los dos millares de seguidores en muy poco tiempo y recibiendo mensajes de chicas esbeltas que hacían crecer su ego pero que a la hora de la verdad nada de nada. Álvaro Javier nos pidió insistentemente que recalquemos que el pueblo donde vive tiene 102 habitantes (aunque no quiere que lo mencionemos), para dejar claro que su éxito tiene aún más mérito si cabe; “Viviendo en una gran ciudad todo es más fácil”, añadió.

“Ahora ya solo entreno 2 o 3 veces por semana, pero quiero confesar que me volví dependiente a comer arroz con pollo. Me dijeron que así iba a follar algo más y tener más citas de interés. Me comparo con fotos de hace 2 años y aún siendo más atractivo y musculoso sigo follando lo mismo. Nada”. Álvaro relató la dificultad que conlleva tener una cita por Tinder entre las 21:00 y 23:30 de la noche justo en la franja horaria que su dieta y cuerpo le recuerdan que hay que ingerir 345 gramos de pechuga y un vaso de arroz Basmati; “Una vez mientras me ponía el condón me sonó el despertador para comer arroz con pollo, seguidamente se me bajó y la chica se marchó. Nunca olvidaré ese día.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

[mashshare]

Quizás te interese:

Patrocinador
¡Coméntanos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencia